[Member Spotlight] Grupo de Acciones Públicas

En este post encontrarán una entrevista con Paola Marcela Iregui-Parra (@PaolaMarcelaIreguiParra), Laura Serna, y Anamaría Sánchez (@AnamariaSanchez) del Grupo de Acciones Públicas de la Universidad del Rosario en Colombia, 1 de los 6 ganadores del Laboratorio de Ideas en Empoderamiento Jurídico y Abogacía Comunitaria, organizado por la Red de Empoderamiento Jurídico con el apoyo de Tinker Foundation.

To read the interview in English click here / Para leer la entrevista en inglés hagan click aquí.

¿Cuál es la misión del Grupo de Acciones Públicas?

El Grupo de Acciones Públicas (GAP) de la Universidad del Rosario fue creado con el propósito de incorporar la educación legal clínica a la enseñanza del derecho, para formar agentes de cambio, a través de la enseñanza práctica del litigio estratégico a favor de comunidades vulnerables que han sufrido limitaciones en el acceso a la justicia.

El GAP tiene dos objetivos, uno pedagógico, relacionado con la formación de estudiantes en temas de litigio estratégico a favor de los derechos humanos y el interés público, y un enfoque de responsabilidad social, en el que busca impactar positivamente a comunidades vulnerables, acompañando su empoderamiento para que asuman personalmente la lucha por sus intereses colectivos.

Desde su fundación en 1999, el GAP ha formado a más de 350 estudiantes y ha desarrollado junto con ellos un trabajo de litigio estratégico de alto impacto, a partir de acciones de investigación formativa, pedagogía comunitaria, incidencia social y política y actuaciones judiciales, especialmente acciones constitucionales.

¿Qué tipo de problemáticas/injusticias aborda su trabajo de empoderamiento jurídico?

Nuestro trabajo está enfocado en la protección de los derechos de las comunidades en situación de vulnerabilidad, el acceso a la justicia y la atención de las necesidades legales colectivas. Las problemáticas que abordamos son bastante diversas. Las más recurrentes son: daño al medio ambiente (construcción de megaproyectos extractivos o hidroeléctricos, mal manejo de residuos sólidos), falta de acceso a servicios públicos e información, acciones que atentan contra los derechos de usuarios y consumidores, y normas que vulneran los derechos constitucionales, en particular, el derecho a la igualdad.

¿De qué forma están usando el empoderamiento jurídico para atender esas problemáticas? Por favor, incluya un breve ejemplo para describir su trabajo.

Nos acercamos a circunstancias socialmente complejas donde se prevé la existencia de problemas jurídicos relativos a derechos humanos. Entre estudiantes y supervisoras determinamos si existe una posibilidad de intervención desde el litigio estratégico, desarrollamos una estrategia para llevarla a cabo y la ejecutamos. Hacemos litigio estratégico a partir de acciones de investigación formativa, incidencia social y política y actuaciones judiciales, aunque no necesariamente utilizamos todas estas tácticas en un mismo caso.

Uno de los aspectos más relevantes de este proceso es el trabajo de empoderamiento jurídico que realizamos mediante acciones de pedagogía comunitaria. Explicamos a las comunidades sus derechos y el alcance de las acciones judiciales y administrativas disponibles, procurando que actúen por sí mismas, asesorándolas y acompañándolas. En algunos casos actuamos como apoderadas o representantes legales de las personas afectadas, pero siempre explicando los pasos a seguir o las estrategias a realizar para que las comunidades estén informadas y conscientes de los avances del proceso y pendientes de sus causas.

Al principio, desde el GAP el gran propósito era lograr una acción judicial, un fallo, que muchas veces no llegaba a aplicarse y no resolvía la problemática de las comunidades. Con el paso de los años la clínica ha venido evolucionando en el sentido de pensar no solamente en estrategias judiciales, sino que también en estrategias desde lo político, lo social, junto con los medios de comunicación, en vinculación con aliados. Es decir, pensar en un proceso más amplio, de combinación de estrategias, y no siempre en una acción judicial. Para ello hemos trabajado con los estudiantes y las comunidades para mostrar que muchas veces el litigio ante los estrados judiciales no es la vía, sino que es mejor ir por una vía administrativa, o escribir una buena nota de prensa que ejerza presión sobre las instituciones involucradas.

En los últimos 10 años hemos tratado de salir de esa judicialización de las necesidades de la comunidad e ir a otros escenarios, donde la comunidad tenga las herramientas para directamente interactuar con esos actores políticos. Hemos también incursionado en estrategias ante el poder legislativo haciendo comentarios a proyectos de ley, llevando una visión de derechos humanos a los mismos. Creemos que este enfoque permite llegar a soluciones más reales y más rápidas para las comunidades, y tiene un componente pedagógico muy importante de cara a la formación de abogados que trabajan con y junto a las comunidades, deconstruyendo esa imagen más rígida o tradicional del rol del abogado.

¿Por qué consideran que el empoderamiento jurídico es importante para resolver las problemáticas mencionadas?

Nuestra labor con las comunidades parte de asumir un rol de agente de conexión entre el ciudadano y el Estado, dotando a las comunidades de herramientas para el acceso a la justicia y la materialización de sus derechos. Así, nuestro trabajo siempre incluye estrategias de pedagogía y concientización sobre derechos, mecanismos para su protección y el alcance del litigio estratégico. Buscamos con ello conseguir el empoderamiento jurídicamente de la comunidad, y en la práctica esto se traduce en que, de ser posible, la comunidad actúa como demandante de las acciones o coadyuvante y en que sus representantes asisten a los estrados judiciales, estableciéndose un diálogo entre las instituciones, los jueces y la ciudadanía.

Colombia ocupa el segundo lugar a nivel mundial en el índice de número de abogados, con 355 cada 100.000 habitantes. Sin embargo, esto no se refleja en un acceso real a la justicia, por lo que desde el GAP formamos abogados con un mayor sentido social, afines a esas causas, para así tratar de estrechar la brecha de acceso a la justicia.

¿Cuáles son los mayores desafíos que enfrentan en su trabajo y qué están haciendo para abordarlos?

Un desafío es la congestión judicial, que ha implicado tener procesos judiciales por más de 5 años, sin resolver las problemáticas de las comunidades. Hemos utilizado estrategias complementarias a las jurídicas como, por ejemplo, acudir a los medios de comunicación y órganos de control para darle visibilidad a los casos y buscar soluciones para los afectados.

Por otro lado, los recursos de personal y tiempo son limitados, por lo que hay muchos casos que no podemos llevar directamente. Hemos optado por entregar a las comunidades documentos de asesoría en los que se detallan las posibles estrategias jurídicas, en un lenguaje muy sencillo, para que directamente puedan litigar sus causas. También hemos realizado capacitaciones y jornadas para enseñar temáticas jurídicas a las comunidades.

Otro reto ha sido salirnos de las acciones judiciales, entendiendo al litigio estratégico como una táctica holística que no necesariamente implica llevar todo siempre al Poder Judicial. En un país donde la cultura es la de demandar, cuesta comprender y hacer entender que hay otras vías para intentar solucionar los problemas sociales y de convivencia.

Hemos evolucionado en este sentido, diseñando estrategias desde lo político, lo social, con los medios de comunicación, y vinculando actores aliados, para obtener soluciones concretas y más rápidas.

El gran desafío que tenemos desde lo pedagógico es que realmente los estudiantes entiendan que a futuro pueden compatibilizar su ejercicio profesional con las acciones en favor de las personas más vulnerables, que lo consideren como un ejercicio propio de la profesión legal.

¿Cómo ha impactado su selección para ser parte del Laboratorio de Ideas en el trabajo que realiza su organización y las comunidades con las que trabajan?

El impacto más grande ha sido convertir al GAP no solamente en una clínica en la que los estudiantes están de paso, sino en un espacio donde poder hacer realidad sus proyectos afines al GAP.

Estas estrategias y espacios son importantes para materializar todo lo que hemos mencionado sobre nuestra misión y trabajo. Primero, porque siempre tenemos la misión de ir a la región y luchar digamos contra la alta centralización del país. Llegar a las regiones y trabajar junto con los jóvenes de las regiones, y a la vez que en el futuro casos de las regiones lleguen a la clínica y los podamos acompañar. Segundo, porque de nuevo encaja con el componente pedagógico comunitario del que hablábamos. Dotar a los jóvenes de herramientas, para que puedan pasar a la acción, reclamar sus derechos y tomar decisiones desde sus territorios, como agentes de cambio.

El proyecto del Laboratorio, la “Red de Jóvenes por la democracia ambiental en las regiones de Colombia”, es una Red construida por y para jóvenes de las regiones de Colombia, miembros de comunidades étnicas y campesinas, dispuestos a aprender herramientas jurídicas para la defensa del medio ambiente y el interés público, así como para fortalecer su liderazgo, compartir sus conocimientos y experiencias, con el propósito de consolidarse como agentes de cambio en sus entornos.

¿Qué estrategias utilizan para asegurar la sustentabilidad a largo plazo de su trabajo?

El GAP es parte del Consultorio Jurídico de la Universidad del Rosario y se considera una actividad de extensión por su impacto social. Al ser la extensión una de las funciones sustantivas de la Universidad, se privilegia su existencia y se le brinda apoyo. Además, para los estudiantes que integran el GAP, este es un elemento curricular de sus estudios, calificable, lo que garantiza su continuidad, compromiso y calidad de desempeño.

La sostenibilidad técnica del GAP está asegurada al estar integrado por investigadores y profesores de carrera de la Facultad de Jurisprudencia, vinculados por contratos fijos a la Universidad, quienes cumplen el rol de supervisores. La sostenibilidad financiera está garantizada mediante un presupuesto fijo otorgado por la Facultad. La sustentabilidad de nuestro trabajo con las comunidades depende del tendido de puentes de comunicación basados en la confianza y la instalación de capacidades en sus líderes. Un buen proceso pedagógico asegura que los líderes repliquen las estrategias en sus territorios y mantener una relación comunicativa hace que los lazos con estos permanezcan en el tiempo.

Apuntamos a que la “Red de Jóvenes por la democracia ambiental en las regiones de Colombia” sea un proyecto permanente y soñamos con que más adelante tenga sus propios recursos para dedicarse a promover la democracia ambiental y la defensa de los derechos humanos.

¿Tienen alguna recomendación para los demás miembros de la Red?

Siempre tener en cuenta la voz de las comunidades y sus necesidades al trabajar en empoderamiento jurídico. El trabajo con comunidades implica el fortalecimiento de sus habilidades; las organizaciones no debemos suplir su papel, sino brindarles herramientas para que lideren sus procesos. Sobre todo en el trabajo de litigio estratégico y cómo clínica, desde el GAP siempre tenemos muy presente no realizar acciones con daño, no adaptar los casos a las estrategias y/o intereses de la clínica.

Ver los obstáculos como oportunidades. Si no hubiese sido por la virtualidad obligada por la pandemia, no hubiéramos podido llegar a trabajar con ciertas comunidades o en determinados lugares. La virtualidad nos ha permitido expandir nuestro trabajo a otras comunidades, y generar un curso para participantes de distintas regiones del país con pocos recursos.

Es clave además para poder llevar adelante cualquier iniciativa vincular jóvenes porque con su liderazgo e ideas innovadoras, acompañadas de las herramientas necesarias, se pueden cambiar las circunstancias actuales. Los jóvenes son replicadores de conocimientos, transformándose así en verdaderos agentes de cambio dentro de sus comunidades.

Pueden conocer más sobre el Grupo de Acciones Públicas en su página web.


Si tienen preguntas o comentarios en relación al trabajo de la organización por favor compártanlos abajo.

Los Member Spotlights son artículos que se centran en los miembros de la Red de Empoderamiento Jurídico. Estos proveen detalles interesantes del trabajo de otros miembros de la red. Tanto si trabajan en el mismo país, como si trabajan en temáticas similares, o quieren aprender sobre nuevas estrategias de empoderamiento jurídico, los Member Spotlights son un recurso de aprendizaje útil. Pueden leer sobre otras organizaciones en la red en #memberspotlight.

1 Like